La respuesta a la pregunta de la caza del tesoro: “…Y punto o coma” la encontraréis aquí.

 

Este es el texto personal:

      La ortografía no es un tema que me preocupe mucho ya que muy pronto aprendí su uso a base de dictados casi perfectos. Así pues, mi experiencia ha sido buena a lo largo de mi vida.
      Pero, al llegar a la adolescencia, y con las nuevas formas de comunicarme, llegó el texto abreviado, y ahora no puedo llamarle sufrir, pero tengo más quebraderos de cabeza a la hora de enfrentarme al lápiz y al papel, ya que en el caso del ordenador me lo corrige casi todo.
     
En lo que a puntuación se refiere, no me surgen problemas a la hora de escribir frases. Sé estructurarlas bien según voy escribiendo.
     
Realmente, este tipo de fallos no han sido nunca normales en mí, ya que poseo cierta habilidad intuitiva en las lenguas. 

      Pero tambien tengo que reconocer que al no leer con frecuencia me cuesta más recordar las palabras.     

      En resumen, leer ayuda mucho.