Cada vez es más importante aprender varios idiomas para desenvolverse en el mundo, principalmente el inglés. 
      
En la mayoría de los trabajos saber determinados idiomas ayuda a conseguir el empleo. Por esto es que desde hace unos años se ha producido un “boom” en el mercado de los idiomas: las academias.
     
En estos lugares se dedican a la enseñanza de lenguas, y en muchas de ellas cobran una suma de dinero altísima, de alrededor de 10 € la hora. Visto esto, el ser propietario de una academia da mucho dinero, y sobre todo si es de inglés.
     
Si reflexionamos de forma lógica, podemos darnos cuenta de cual es el problema. Está claro que sabiendo idiomas se accede con mayor facilidad a un buen puesto de trabajo en el mercado laboral, por lo que muchísimos padres matriculan a sus hijos en academias de idiomas, con el objetivo de que estos corran mejor suerte en la vida.
      Por otro lado están los padres que mandan a sus hijos a otros países para que aprendan el idioma de este, aunque al final el hijo se encuentre con un paisano en el país de destino, y, al final, el viaje para aprender idiomas acaba siendo como unas vacaciones.

.jpg